Alimentos que debes comer cuando estás enfermo

¡Estar enfermo apesta! Te sientes miserable y no quieres gastar tu energía en la cocina. Hay un cuento de viejas que dice “alimentar un resfriado y matar de hambre una gripe”. Esto no necesariamente es cierto. Cuando se está enfermo, el cuerpo gasta energía para volver a estar saludable nuevamente. Para ayudar a tu cuerpo a sanar, los médicos sugieren alimentarlo con productos saludables y nutritivos.

Hidratar el cuerpo es especialmente importante cuando se está padeciendo de náuseas, vómitos y diarrea. Esto puede dejarte gravemente deshidratado. Puede ser difícil retener los alimentos, pero asegúrate de seguir bebiendo y trata de comer alimentos que sean fáciles de digerir.

Cuando tienes dolor de garganta, es posible que no tengas ganas de comer. Tan solo tragar puede ser muy doloroso, lo que te hace dudar de comer cualquier cosa. Lo mismo puede suceder cuando estás congestionado. Puedes perder el sentido del olfato, el cual obviamente está estrechamente relacionado con el sentido del gusto. Si no puedes saborear la comida, ciertamente no tendrás ganas de comer nada.

Hemos seleccionado 10 alimentos increíbles que ayudarán a cualquiera a sanar cuando se encuentre enfermo. Ya sea porque sufres un resfriado o una gripe estomacal (conocida normalmente como gastroenteritis), tenemos algunas sugerencias de expertos sobre qué comer para ponerte bien mucho más rápido.

Jengibre

Una bebida común para disfrutar cuando estás enfermo es el ginger-ale, pero ¿te has preguntado alguna vez por qué? El jengibre es un antiemético natural. Cuando te sientas mal del estómago, beber bebidas de jengibre puede ser la mejor opción. En lugar de refrescos, opta por una bebida de jengibre popular que contenga jengibre real, no solo saborizante de jengibre y azúcar añadida. También puedes preparar tu propio té de jengibre vertiendo agua hirviendo sobre rodajas de jengibre y miel. Disfruta de esta bebida caliente y siente el alivio de tu estómago.

Según un estudio del departamento de Dermatología y Oncología Radioterápica de la Universidad de Rochester, el cual monitorea los efectos del jengibre recetado a pacientes sometidos a quimioterapia, un cuarto de cucharadita pequeña de jengibre fue eficaz para reducir los síntomas de las náuseas hasta en un 40 por ciento.

Sopa

La sopa es otro gran favorito cuando nos sentimos mal. El caldo tibio relaja tu pecho cuando te encuentras congestionado. El caldo de ajo y cebolla nos aporta nutrientes increíbles y se ha demostrado que es antimicrobiano. Algunas personas creen que se debe restringir la ingesta de lácteos cuando se tiene mucha mucosidad y flema, lo cual es cierto en el caso de las sopas cremosas, como las cremas de pollo y champiñones, que pueden exacerbar la tos.

Aunque los estudios no sugieren que un plato caliente de sopa de pollo logrará curar de plano lo que te aflige,  al popular y reconfortante remedio casero se le reconoce su capacidad de hidratar el cuerpo, con la esperanza de combatir las infecciones, reducir la inflamación general y liberar las vías respiratorias, narices y gargantas congestionadas.

Miel

La miel no solo es dulce y deliciosa, sino que además es excelente para el dolor de garganta. La miel es un antimicrobiano y puede ayudar a matar las bacterias que se encuentran en la parte posterior de la garganta. Disfruta de una cucharada de miel o mézclala con té. El té de miel tibio puede brindar un alivio asombroso al dolor de garganta. La combinación del líquido tibio y la miel que destruye las bacterias es un poderoso golpe doble. Mézclalo con té de jengibre y tendrás un delicioso y calmante remedio para el dolor de garganta.

Una investigación presentada en la Reunión Nacional de la Sociedad Química Estadounidense (ACS), la sociedad científica más grande del mundo, encontró que la miel puede combatir las infecciones de múltiples maneras. Por ejemplo, la miel tiene a mano un arsenal de armas para combatir las bacterias, como polifenoles, alta concentración de azúcar, peróxido de hidrógeno, efecto osmótico y una acidez natural, todo lo cual ayuda a proteger al cuerpo de las bacterias y a atacar y destruir activamente las células bacterianas.

Comida picante

Cuando se está congestionado, puede resultarnos difícil comer. No puedes oler nada, no puedes saborear nada y te sientes miserable. Lo que realmente necesitas es limpiar tus senos nasales y la trompa de Eustaquio. El remedio perfecto para esto es comer alimentos súper picantes. El cuerpo reacciona a la sensación de ardor aflojando el moco que lo está obstruyendo. Además, los sabores fuertes te serán más fáciles de paladear en comparación con los alimentos desabridos e insípidos.

Por ejemplo, una investigación del año 2011 que se publicó en la revista Annals of Allergy, Asthma & Immunology , concluyó que la pimienta de cayena (o más bien capsaicina, el ingrediente activo de cayena) ayuda a mejorar la circulación, hacer que la digestión sea  mejor e incluso alivia el dolor y la congestión relacionados con los síntomas de la gripe. El estudio prescribió un aerosol nasal de capsaicina a los participantes durante dos semanas, y encontró que quienes lo usaron sufrieron menos congestión.

Ginseng

El ginseng es un ingrediente popular en las bebidas energizantes y los medicamentos para el resfriado. Una popular marca de píldoras promete enfermedades que son menos duraderas con el consumo continuo de su producto de ginseng. Puedes preparar fácilmente bebidas y sopas a base de ginseng en casa y renunciar a los brebajes industriales. Puedes encontrar el ginseng en las tiendas de comestibles asiáticas en forma seca y en polvo. Agrega ginseng a tu té de miel, o arroja una raíz en el caldo mientras hierve la sopa a fuego lento. Esto ayudará a revitalizar tu cuerpo y a reducir la duración y la gravedad de la enfermedad.

Según un estudio de la Universidad Estatal de Georgia, el extracto de ginseng rojo puede prevenir eficazmente la infección viral de la influenza o gripe. El estudio examinó a un grupo de ratones infectados con el virusl de la influenza y se les administró ginseng como tratamiento durante un período prolongado. Los hallazgos mostraron que los ratones que tomaron ginseng produjeron mayores niveles de proteínas antivirales que combaten la gripe, lo que resultó en una capacidad mejorada para combatirla y prevenirla  en el futuro.

Clavos de olor

El aceite de clavo se usa comúnmente en las cirugías dentales cuando se tratan heridas abiertas en la boca. Es un poderoso analgésico alternativo,  de uso tópico. Puedes utilizar esta especia natural a tu favor cuando tengas dolor de garganta. Añade polvo de clavo a tu té tibio o mastica clavos enteros para obtener un remedio para la garganta más potente. Ten cuidado con el aceite de clavo, ya que  puede llegar a irritar la garganta.

Según un estudio realizado en el Instituto Central de Plantas Médicas y Aromáticas, ubicado en Lucknow, India, varios aceites anti-vitales, incluido el aceite de clavo, ayudaron a combatir mutaciones resistentes a los medicamentos de varias infecciones bacterianas, como Mycobacterium smegmatis, E. coli y Candida albicans.

Galletas

Si tienes una gripe estomacal, comer puede ser lo último que tengas en mente. Si puedes soportarlo, las galletas saladas sin sabor y sin sal son un excelente alimento. Las galletas saladas pueden ayudar a absorber el exceso de ácidos estomacales cuando has vomitado todo lo demás. Disfruta de galletas saladas simples y no de queso, mantequilla o hierbas aromatizadas. Si bien estos productos pueden tener mejor sabor, podrían ser demasiado pesados ​​para el estómago que se encuentra sensible. Cuando te sientas con ganas, agrega un poco de mantequilla de nueces natural encima de las galletitas para obtener proteínas y a ver cómo te va.

Mi médico siempre recomienda comer galletas saladas o galletitas blandas, como una forma de reducir las náuseas asociadas con la gripe estomaca o gastroenteritis. Las galletas tipo cracker funcionan para calmar las náuseas debido a su alto contenido en almidón, que absorbe eficazmente el exceso de ácido del estómago y las náuseas matutinas relacionadas con el embarazo.

Plátanos

Los plátanos son otro gran alimento para cuando sientas náuseas. Tienen un alto contenido en azúcares de frutas, que pueden darle a cualquiera un impulso de energía muy necesario cuando se está enfermo. Los plátanos forman parte de la dieta BRAT, que es la más recomendada cuando se padecen náuseas, vómitos y diarrea. BRAT significa plátanos, arroz, puré de manzana y tostadas por sus silgas en inglés. Disfruta de cualquiera de estos cuatro alimentos sabiendo que son de fácil digestión para el estómago.

Gracias a Dios por los plátanos, los cuales reducen eficazmente las náuseas asociadas con la gripe, la resaca y las náuseas matutinas. Los plátanos tienen un alto contenido en varios nutrientes que alivian el malestar estomacal, incluida la pectina (que ayuda a la digestión y elimina las toxinas y los metales pesados), los prebióticos (que fomentan el crecimiento de bacterias buenas en el intestino), la fibra (que ayuda a la salud intestinal y alivia el tracto digestivo), electrolitos (que calman el malestar estomacal y la diarrea) y una ligera cobertura que previene la acidez estomacal, las úlceras y recubre y protege el revestimiento del estómago.

Helados de hielo

Parece que cualquier tipo de enfermedad se puede aliviar con un delicioso helado de hielo. Cuando te sientes enfermo, puedes sentir rechazo a beber líquidos. Pero esto es todo lo contrario de lo que necesitas hacer para mejorar más rápido. Evita la deshidratación consumiendo una gran variedad de líquidos. Las paletas o polos son una estupenda forma de disfrutar de líquido, aunque sea congelado.

El frío también te ayudará a adormecer el dolor en la garganta. Busca variedades de helados hechos con zumo o jugo natural, para obtener así los azúcares de las frutas y su energía. Solo asegúrate de buscar helados que contengan sabores naturales y jugos de frutas, ya que los azúcares refinados pueden causar dolor de cabeza e impedir al cuerpo combatir las infecciones. La hidratación natural con helados de frutas te proporcionará el agua y los nutrientes que necesitas para mantenerte con energía y combatir la gripe.

Zumo de naranja

Normalmente, la mayoría de los jugos tienen un alto contenido de azúcar y están demasiado procesados. Sin embargo, cuando estás enfermo con un resfriado, un vaso de jugo de naranja 100 por ciento natural (con pulpa) puede proporcionarte una dosis de vitamina cuando no estás comiendo mucho o tienes problemas para digerir alimentos con alto contenido de fibra debido al malestar gástrico. El zumo es una excelente manera de obtener vitaminas y azúcar de frutas en una forma fácil de digerir.

Los jugos de vegetales naturales también son una excelente opción. Elijas lo que elijas, solo debes asegurarte de que sea zumo 100 por cien natural de frutas o verduras sin azúcares refinados, colorantes ni productos químicos añadidos. Además, las vitaminas y nutrientes naturales en el jugo de fruta natural (como la vitamina C) estimularán el sistema inmunológico y ayudarán a las reservas de energía,dándole a tu cuerpo el impulso que necesita para combatir el virus de la gripe.

Caldo

Ya mencionamos que es bueno comer sopa cuando se está enfermo, pero no tiene que ser una sopa elaborada, como fideos de pollo o una sopa de verduras abundante, porque seamos sinceros, nadie quiere preparar ninguno de estos platos cuando se está enfermo. Una gran comida para disfrutar en estos casos es, simplemente, unl caldo. Healthline señala que la mayoría de los caldos contienen “calorías, vitaminas y minerales como magnesio, calcio, ácido fólico y fósforo”. Además, cuando están muy calientes, ¡actúan como descongestionantes naturales! Alguien que sufre de dolor de garganta o malestar estomacal puede que no tenga ganas de comer nada, por lo que el caldo es un buen alimento que es fácil de tomar y que además proporciona una sensación agradable.

Los caldos no solo contienen muchas vitaminas y minerales, sino que  son una buena manera de mantenerse hidratados, porque la deshidratación es un problema común para las personas enfermas. Para limitar la cantidad de sodio, asegúrate de comprar las versiones bajas en sal que se consiguen en la tienda. Una opción aún mejor es preparar el caldo en casa, porque entonces tendrás la oportunidad de agregar calorías, proteínas y nutrientes adicionales, dice Healthline.

Ajo

El ajo puede llegar a causar mal aliento, pero definitivamente tiene sus beneficios. El ajo “se ha utilizado como hierba medicinal durante siglos y ha demostrado efectos antibacterianos, antivirales y antifúngicos”, escribe Healthline. Aún más, le da a nuestro sistema inmunológico un impulso muy necesario.

Se han realizado estudios en humanos sobre los efectos del ajo para las personas que sufren de un resfriado o gripe, y la mayoría ha descubierto que el ajo no solo puede disminuir los síntomas, sino también acelerar el proceso de recuperación. Healthline cita un estudio que encontró que las personas que consumen ajo se enferman con menos frecuencia. Otro estudio encontró que las personas que consumen ajo no solo se enferman con menos frecuencia, sino que la duración de su dolencia también fue, en promedio, 3,5 días menor que la de quienes no lo consumen. Por último, la fuente analizó otros estudios que  “demostraron que los suplementos de extracto de ajo añejado pueden mejorar la función inmunológica y disminuir la gravedad de los resfriados, así como de la gripe”.

Agua de coco

El agua potable es importante cuando se está enfermo, lo que discutiremos más adelante en este artículo, pero una opción aún mejor es el agua de coco. Suena bastante elegante y definitivamente es un poco más cara que el agua normal, pero eso se debe a que es mucho más dulce y contiene glucosa y electrolitos que ayudan con la hidratación.

Healthline cita estudios que muestran que “el agua de coco te ayuda a rehidratarte después del ejercicio y en los casos leves de diarrea. También causa menos malestar estomacal que bebidas similares”. La fuente también enumera otros estudios en animales que encontraron que el agua de coco “contiene antioxidantes que pueden combatir el daño oxidativo y también pueden mejorar el control del azúcar en la sangre“. Healthline señala que hubo un estudio que encontró que el agua de coco podría causar hinchazón, por lo que si eres nuevo en el consumo de esta bebida, podría ser una buena idea comenzar a beberla en pequeñas dosis.

Té caliente

Muchas personas suelen recurrir a una taza de té cuando no se sienten bien, y hay una razón para ello. Al igual que una sopa o una taza de caldo humeante, una taza de té caliente es un descongestionante natural que ayuda a despejar los senos nasales. A diferencia del café, que puede causar deshidratación, la mayoría de los tés tienen mucha menos cafeína que una taza de café, por lo que no hay necesidad de preocuparse por la pérdida de agua. De hecho, Healthline afirma que beber té es una buena manera de mantenerse hidratado mientras luchas contra una enfermedad.

El principal beneficio de beber té caliente son los polifenoles, que “son sustancias naturales que se encuentran en las plantas y que pueden tener una gran cantidad de beneficios para la salud. Estos van desde la acción antioxidante y antiinflamatoria hasta los efectos contra el cáncer”, escribe Healthline. Uno de los mejores polifenoles son los taninos, que tienen “propiedades antivirales, antibacterianas y antifúngicas”.

La fuente cita dos estudios separados: uno encontró que el ácido tánico en el té negro puede disminuir la cantidad de bacterias que crecen en la garganta, mientras que el otro encontró que el té de hibisco redujo el crecimiento de la gripe aviar cuando se estudió en un tubo de ensayo. Otro gran té para probar cuando está enfermo es el de equinácea, que se sabe que acorta la duración de los síntomas del resfriado y la gripe.

Yogur

Probablemente asumas que incluimos el yogur en esta lista porque es fácil de comer y, si bien es una ventaja adicional, este alimento tiene otros beneficios mejores. Según Healthline , el yogur es “rico en calcio y está lleno de otras vitaminas y minerales”. Algunos, como el yogur griego, incluso tienen “probióticos beneficiosos”.

Una investigación publicada en el Korean Journal of Family Medicine  “encontró que los probióticos pueden ayudar a prevenir y tratar el resfriado común”. Los investigadores encontraron que las personas que consumían probióticos con regularidad tenían menos probabilidades de enfermarse que las que no lo hacían. Healthline también reitera este hecho al escribir: “La evidencia muestra que los probióticos pueden ayudar tanto a niños como a adultos a contraer resfriados con menos frecuencia, a curarse más rápido cuando están enfermos y a tomar menos antibióticos”. Otro estudio en el British Journal of Nutrition encontró que los niños que tomaron probióticos pudieron recuperarse más rápido y experimentaron síntomas que eran un 55 por ciento menos graves.

Frutas cítricas

A todos nos han contado el mito de que la vitamina C combate los resfriados o puede curar un resfriado- Sin embargo, aunque la vitamina C es buena para nosotros, esta no puede curar un resfriado. Women’s Health señala que la parte verdadera de esa afirmación es que las frutas cítricas como naranjas, limones, toronjas y limas tienen una pulpa blanca llamada médula que contiene muchos flavonoides, que pueden ayudar a estimular nuestro sistema inmunológico y acelerar el proceso de recuperación de una enfermedad.

Otra gran fruta para comer cuando estás enfermo es el kiwi. Jim White, RDN, ACSM Ex-P propietario de Jim White Fitness & Nutrition Studios le dijo a Food Network que el kiwi en realidad tiene más vitamina C que una naranja. Para disfrutar mientras estás enfermo, mézclalos en una ensalada o en un batido fácil de beber.

Avena

La avena es uno de esos alimentos reconfortantes a los que podemos recurrir cuando necesitamos una buena comida caliente. Es un excelente desayuno nutritivo, pero solo si estás usando avena orgánica y no las artificiales industriales, que a menudo están cargadas de azúcar. Además de estar repleta de proteínas (según Healthline hay aproximadamente 5 gramos de proteína en solo media taza), la avena también puede “estimular el sistema inmunológico y mejorar el control del azúcar en la sangre”. También es una comida agradable y blanda, que puede ayudar a aquellos que luchan por no vomitar lo que ingieren.

Un estudio en animales del año 2015 publicado en la revista Food & Function encontró que el betaglucano, que es un tipo de fibra que se encuentra en la avena, podría “disminuir la inflamación en el intestino”. Esto podría ayudar a aliviar síntomas como cólicos, hinchazón y diarrea”, escribe Healthline.

Agua

Beber una cantidad adecuada de agua es importante para la salud en general. Todos deberíamos beber al menos ocho vasos de agua al día. Ahora, piénsalo de esta manera: si el agua es una parte importante para mantenernos saludables cuando no estamos enfermos, ¡es aún más necesaria cuando sí lo estamos!

Probablemente también hayas escuchado muchas veces que es importante beber muchos líquidos cuando estás enfermo, porque es fácil deshidratarse, lo que conlleva una gran cantidad de problemas, “que van desde debilidad y confusión hasta palpitaciones y mareos”, escribe Eat This, Not ¡that!

Patatas dulces

El cuerpo humano es asombroso. Está programado para hacer cosas bastante increíbles, como luchar contra cualquier enfermedad que pueda surgir en nuestro camino. Cuando sufrimos de un resfriado, gripe o algo por el estilo, nuestro sistema inmunológico se pone a la defensiva. Mientras nuestro cuerpo está ocupado luchando contra los virus dañinos, nosotros deberíamos hacer nuestra parte para descansar mucho y comer alimentos que ayuden a reponer toda la energía que el organismo  está usando para volver a ponernos en pie.

Eat this, not that! explica qué alimentos deberíamos comer, como zanahorias y batatas, porque nos brindan un buen impulso de nutrientes como la vitamina A y C. Para disfrutar estos alimentos de una manera saludable y atractiva, intenta triturarlos o asarlos con un poco de aceite de oliva y hierbas.

Piña

¿Te sientes un poco congestionado o lleno de flema? Eat this, not that! nos sugiere comer piña. Esta fruta dulce y pegajosa contiene bromelina, que se sabe que diluye el moco. Un estudio realizado por el Sistema de Salud de la Universidad de Michigan encontró que la bromelina “ha demostrado diluir el moco asociado con afecciones como la sinusitis”. ¡La mejor parte de esto es que la piña es deliciosa e increíblemente versátil! Hay muchas formas de incluir esta fruta en ladieta, incluso cuando se está enfermo. Puedes cortarla y ponerla encima de un tazón de avena humeante, mezclarla en un batido o simplemente comerla sola.

Salmón

El salmón a menudo se promociona como uno de los pescados más saludables para comer, porque tiene un alto contenido de ácidos grasos omega-3 y es agradable y magro, lo que significa que no aumentarás de peso. Bueno, también es una buena opción para aquellos que están enfermos porque es agradable y de textura suave, rica en proteínas y además, según un estudio del año 2010 publicado en la revista Nutrient, esos ácidos grasos omega-3 tienen efectos antiinflamatorios. Healthline también señala que el salmón es una buena fuente de vitamina D, “de la que muchas personas carecen. La vitamina D juega un papel en la función inmunológica”.

Aguacate

Poca gente necesita más razones para comer aguacates o palta, ¡porque son  deliciosos y versátiles! Son un excelente complemento para muchas comidas, un aderezo para las galletas saladas, e incluso una deliciosa crema para untar en las tostadas. Healthline señala que los aguacates también son excelentes para comer cuando estamos enfermos. La mayoría de las personas que comen aguacates ya saben que uno de sus mayores beneficios y atractivos es que son bajos en calorías, pero altos en grasas. ¡No te preocupes! No tienen   grasa mala, sino que están compuestos de grasas monoinsaturadas saludables. Además de eso, la publicación afirma que son “una buena fuente de fibra, vitaminas y minerales”.

Bien, entonces, ¿qué tiene todo esto que ver con estar enfermo? Bueno, Healthline escribe que los aguacates son buenos para las personas que están luchando contra un resfriado o una gripe porque “proporcionan calorías, vitaminas y minerales que el cuerpo necesita’. También son suaves, relativamente blandos y fáciles de comer”. Alguien que sufre de dolor de garganta y tenga dificultades para comer, pero que necesita combustible y nutrientes para ayudar a su cuerpo a combatir la enfermedad, puede probar a comer medio aguacate. ¡El sabor no le molestará y la textura es tan suave que apenas sentirá que lo digiere! Para colmo, este alimento contiene ácido oleico, que ha demostrado “disminuir la inflamación y, al mismo tiempo, desempeñar un papel en la función  inmunológica”.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X